AV. 1 # 17-93 CENTRO MÉDICO NORTE CONS. 209 TEL. 5833746 CELS. 317 4740868 / 318 5861305 marthaluciafn@gmail.com

 

Detección y tipificación del virus del papiloma humano

La infección por virus del papiloma humano o papilomavirus (VPH) es la enfermedad de transmisión sexual de mayor incidencia en nuestro medio y constituye el factor etiológico más relevante del cáncer de cérvix uterino. El VPH está claramente implicado en la génesis y progresión de un amplio grupo de patologías del cérvix y otros epitelios anogenitales, incluyendo desde lesiones benignas como el condiloma acuminado, hasta el carcinoma invasivo y sus lesiones precursoras, que actualmente clasificamos como lesión escamosa intraepitelial (SIL) de alto o bajo grado. En más del 90% de las pacientes diagnosticadas de carcinoma de cérvix se detecta VPH.

La mayoría de infecciones por VPH son transitorias y se resuelven de forma espontánea, especialmente en mujeres menores de 30 años, pero en el 10% de las mujeres infectadas, el virus permanece después de 5 años. La progresión a SIL de alto grado y carcinoma requiere la persistencia de la infección y depende esencialmente del genotipo vírico implicado, aunque también se han valorado otros factores como la respuesta inmunitaria del huésped. Se ha postulado también que la coinfección por Chlamydia trachomatis puede potenciar la persistencia de la infección por VPH.

De los más de 118 tipos que han sido aislados y secuenciados, alrededor de 40 se transmiten por vía sexual. En base a criterios epidemiológicos, los genotipos asociados a patología cervical se clasifican según su capacidad transformadora en los siguientes grupos de riesgo oncogénico: bajo riesgo (6, 11, 40, 42, 43, 44, 54, 61, 70, 72, 81 y CP6108), alto riesgo (16, 18, 31, 33, 35, 39, 45, 51, 52, 56, 58, 59, 68, 73 y 82) y probable alto riesgo (26, 53 y 66).

Actualmente, las técnicas moleculares basadas en la amplificación de DNA por reacción en cadena de la polimerasa (PCR) permiten la rápida detección y tipificación de un amplio espectro de genotipos de VPH y pueden efectuarse tanto en muestras obtenidas por toma en cepillo de mucosa anogenital como en tejido parafinado, posibilitando estudios retrospectivos.

Además de su utilidad en el estudio de pacientes diagnosticadas de lesiones premalignas o sospechosas, la alta especificidad y sensibilidad de la PCR ha llevado a su incorporación en el cribaje de población asintomática dirigido a la prevención del cáncer de cérvix e incluso a replantear las indicaciones y la periodicidad del estudio citológico y colposcópico. El elevado valor predictivo del resultado negativo permite simplificar el protocolo de seguimiento citológico y el resultado positivo incorpora un protocolo de tratamiento y seguimiento ajustado al riesgo oncogénico del genotipo identificado y al contexto clínico-patológico.

Forma en que se realiza el examen

La prueba de ADN para el VPH puede hacerse durante una citología vaginal.

Usted se acostará en una mesa y colocará los pies en los estribos. El médico coloca un instrumento (llamado un espéculo) en la vagina y la abre ligeramente para ver en el interior. Se recogen células suavemente del área del cuello uterino. El cuello uterino es la parte inferior de la matriz (útero) que desemboca en la parte superior de la vagina.

Las células se envían a un laboratorio para su análisis bajo el microscopio. Este examinador analiza para ver si las células contienen material genético (llamado ADN) de los tipos de VPH que causan cáncer. Se pueden hacer más exámenes para determinar el tipo exacto de VPH.

 

Preparación para el examen

Evite lo siguiente durante 24 horas antes del examen:

  • Ducharse
  • Tener relaciones sexuales
  • Tomar un baño
  • Usar tampones

Vacíe la vejiga justo antes del examen.

 

Lo que se siente durante el examen

El examen puede causar alguna molestia. Algunas mujeres dicen que se siente como cólicos menstruales.

También se puede sentir algo de presión durante el examen.

Usted puede sangrar un poco después del examen.

 

Razones por las que se realiza el examen

Los tipos de VPH de alto riesgo pueden llevar a cáncer de cuello uterino o a cáncer anal. La prueba de ADN para el VPH se realiza para determinar si usted está infectada con uno de estos tipos de virus de alto riesgo.

El médico puede ordenar una prueba de ADN para el VPH:

  • Si usted tiene un cierto tipo de resultado anormal en una citología vaginal.
  • Junto con una citología vaginal, para examinar a mujeres de 30 años en adelante en busca de cáncer de cuello uterino.

Es importante señalar que la prueba de ADN para el VPH no reemplaza a una citología vaginal. La citología es la principal prueba de detección para el cáncer de cuello uterino.

Los resultados de la prueba para VPH le ayudan al médico a decidir si es necesario realizar pruebas o tratamientos adicionales.

 

Resultados normales

Un resultado normal significa que usted no tiene un tipo de VPH de alto riesgo.

 

Significado de los resultados anormales

Un resultado anormal significa que usted tiene un tipo de VPH de alto riesgo.

Los tipos de VPH de alto riesgo pueden causar cáncer del cuello uterino y cáncer de la garganta, la lengua, el ano o la vagina.

La mayoría de las veces, el cáncer de cuello uterino relacionado con el VPH se debe a los siguientes tipos:

  • VPH-16 (tipo de muy alto riesgo)
  • VPH-18 (tipo de muy alto riesgo)
  • VPH-31
  • VPH-33
  • VPH-35
  • VPH-45
  • VPH-52
  • VPH-58

Otros tipos de VPH de alto riesgo son menos comunes.