AV. 1 # 17-93 CENTRO MÉDICO NORTE CONS. 209 TEL. 5833746 CELS. 317 4740868 / 318 5861305 marthaluciafn@gmail.com

Revisiones ginecológicas, pueden salvarte la vida

Acudir al ginecólogo periódicamente para someterte a las pruebas oportunas en función de tu edad y antecedentes puede ser tu seguro de vida. Citologías, mamografías y ecografías vaginales y de mama son las armas para detectar precozmente los distintos tipos de cáncer específicos de la mujer.

P: ¿A qué edad recomienda la primera visita al ginecólogo?

Cuando una adolescente tiene algún problema con la menstruación, como dolores, sangrados abundantes o falta de regla. También si ha empezado a tener relaciones sexuales, que es el factor de riesgo principal para la transmisión del virus del papiloma humano (VPH). Si no se da ninguno de estos casos, recomiendo que se haga la primera visita a los 18 – 20 años.

Una vez se ha empezado a tener relaciones sexuales, ¿con qué frecuencia debe realizarse la citología?

Los protocolos están cambiando desde que ha aparecido la vacuna del VPH, y se diferencia entre mujeres vacunadas o no. En términos generales hacemos una citología anual, aunque si hay varias citologías consecutivas normales, no hay VPH y se tiene pareja estable, se puede esperar dos o tres años para hacer la siguiente. Si bien, si hubiera cambios en la vida sexual y se tuvieran contactos con parejas nuevas, la paciente debe volver a consulta, pues hay riesgo de contagios de VPH.

¿Cuáles son las patologías ginecológicas más frecuentes?

Las alteraciones menstruales, que en mujeres en edad fértil suelen venir  motivadas por tener ovarios poliquísticos. También la endometriosis, que es tener tejido menstrual fuera de su sitio, lo que produce dismenorrea, además de alteraciones menstruales. En el área de la reproducción, las dificultades para concebir.

Las patologías más graves son los distintos tipos de cáncer. ¿Hay mayor prevalencia de uno u otro dependiendo de la edad?

Por debajo de los 45 años el precáncer de cuello de útero es muy frecuente. A partir de los 45 aumenta la incidencia del cáncer de mama (1 de cada 10 mujeres a lo largo de su vida desarrollaran cáncer de mama) y aparece el de endometrio (mucosa que recubre el útero por dentro). De los 60 años en adelante el cáncer de ovario aumenta en frecuencia. Este es el gran silente, pues cuando da síntomas suelen ser inespecíficos, principalmente digestivos, y puede estar ya muy avanzado.